La regulación del mercurio en Colombia es muy laxa

Press Report

Fuentes de noticias de productos actualizados continuamente

Share on Facebook Share on Twitter Share on Google+

Ads

19 octubre 2016 05:54:48 ELESPECTADOR.COM - Medio Ambiente

El pasado 13 de octubre, la Secretaría de Salud del Atlántico envió una circular ordenando el retiro de los supermercados de un lote de lomitos de atún Van Camp’s porque sobrepasaba el nivel permitido de mercurio. De acuerdo con el muestreo realizado por el Invima en Boyacá, las latas contenían 3,9 mg/kg de mercurio, cuando el máximo permitido es 1,0 mg/kg para los productos de pesca. La noticia causó un gran alboroto. El atún enlatado es un producto presente en casi todos los hogares colombianos. Y el mercurio es un metal pesado que al entrar al cuerpo humano se va acumulando hasta llegar a afectar al sistema nervioso central. El director del Invima, Javier Guzmán, ha intentado tranquilizar a los consumidores. “No hay que crear zozobra. Ni satanizar el atún. Es un producto importante porque tiene alto contenido de proteína y nutrientes esenciales. El lote específico es un lote que ya retiramos del mercado. No pensamos que esté en ningún supermercado”, dijo a través de diversas emisoras. El mensaje de tranquilidad de Guzmán puede resultar cierto para ese lote específico de latas de Van Camp’s, pero oculta una verdad mucho más turbia: la presencia de atún con altos niveles de mercurio se está convirtiendo en un problema repetitivo y en un asunto de salud pública. ¿Por qué el atún es uno de los más afectados? Los productos marinos son considerados la fuente primaria de exposición humana al mercurio ambiental. A medida que un pez es más grande, más viejo y se alimenta de otros pescados, es más probable que acumule mercurio. Este metal se deposita en los tejidos y su eliminación es muy lenta. Por ser una especie depredadora y estar en un punto alto de la cadena alimenticia, el atún acumula más mercurio que otros. En términos científicos, “bioamplifica” el nivel de mercurio. El riesgo en el caso colombiano es que no sólo el atún que se comercializa tiene un alto contenido de mercurio, sino que el consumo entre los colombianos es bastante alto. Se estima que el consumo anual de atún sobrepasa los 100 millones de unidades. La importancia del mercurio radica en sus efectos adversos en humanos: puede provocar daño en el sistema nervioso central, pérdida de la audición, disminución en la visión, de la conciencia y hasta muerte en casos extremos. El mercurio es especialmente peligroso en mujeres embarazadas y niños. Puede causar daño neurológico a fetos y niños, debido a que su sistema nervioso está aún en desarrollo, incluyendo enfermedades como microcefalia, retardo en el desarrollo, deterioro cognitivo y trastornos neurológicos. Permisivos con el atún colombiano El atún que se comercializa en Colombia no podría venderse en otros países. La normatividad colombiana es excesivamente laxa. “El país ha sido sordo a las conclusiones académicas”, explica hoy la profesora Gladys Rozo, de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. De hecho, la regulación es contradictoria e inexacta. Mientras el Icontec dice que la comercialización no debería sobrepasar los 0,5 mg/kilogramo de mercurio total, el Invima permite el doble de eso. Las agencias europeas y norteamericanas son mucho más estrictas y establecen cifras relacionadas con el peso corporal de cada persona. En el caso del Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios, se plantea 1,6 microgramos de mercurio por kilogramo de peso corporal por semana. La Agencia de Protección Ambiental europea habla de 0,1 microgramos por kilogramo de peso por día. Esto es importante, pues si no se tiene en cuenta el peso corporal, una persona que en Colombia consuma dos latas de atún a la semana ya está excediendo el límite de consumo de mercurio en atún. Rozo y sus colegas de la Universidad Jorge Tadeo Lozano dicen que tanto la industria como las instituciones de salud colombianas han sido reacias a mirar de frente el problema y modificar las normas. Colombia, lento en ratificar convenio sobre mercurio A sólo 1.000 kilómetros de Tokio (Japón), en una región de pescadores conocida como Minamata, más de 3.000 personas sufrieron alteraciones del sistema nervioso como consecuencia de la contaminación por mercurio. Expuestas a las 27 toneladas de este compuesto que vertió la empresa entre 1932 y 1968, la situación de estos pobladores se convirtió en una de las tragedias más representativas, por exponer una de las problemáticas ambientales que más se repiten en el mundo: la intoxicación por mercurio. Fue tal la preocupación que despertó en la comunidad internacional que más de 160 gobiernos suscribieron el Convenio de Minamata sobre mercurio en el 2013. Un acuerdo que fue radicado apenas hace ocho días como proyecto de ley en el Congreso de Colombia, pero que podría dar pistas para solucionar un problema de fondo que va mucho más allá de si el atún de nuestro plato tiene o no niveles exagerados de mercurio. A pesar que ya existe una ley en Colombia —la 1658 de 2013—, que impone unos estándares para eliminar y reducir el uso de mercurio, se queda corta frente a una problemática que está atravesada por la ilegalidad. Según un estudio realizado por la Universidad Externado de Colombia, el 60 % de la minería en el país es ilegal y 80 ríos están contaminados con mercurio. La ley, por sí sola, no deja de ser ambiciosa, pues pone la meta de ir eliminando gradualmente el mercurio en el sector minero para 2018 y en toda la industria para el año 2023. Complementar esta normativa con la ratificación del convenio, por ejemplo, permitiría al Gobierno impedir la importación de mercurio cuando no se cumple con los acuerdos comerciales establecidos, lo que en teoría dificultaría la cadena para la minería ilegal. Además, una vez Colombia ratifique el convenio, y cuando éste entre en vigencia —hasta la fecha, 32 países son parte de los 50 que se necesitan—, el país podría acceder a recursos financieros internacionales para remediar esta situación. Esto, sumado a que el país, por obligación, tendría que presentar reportes periódicos sobre las acciones realizadas, aliviaría la incertidumbre de los colombianos sobre si el pescado que llega a su mesa está contaminado. “Colombia es uno de los países que más mercurio per cápita vierten. Por eso es urgente que se ratifique el Convenio de Minamata. Este instrumento internacional nos va a dar más herramientas para controlar la importación de mercurio al país, además de acceder a financiamiento para ejecutar distintas acciones que aporten a la solución del problema”, afirmó Mauricio Cabrera, coordinador de política en temas mineros de WWF Colombia. Artículo completo en La regulación del mercurio en Colombia es muy laxa

Vice null Time19 octubre 2016 05:54:48


Ads

En Colombia no hay control sobre uso de mercurio y asbesto: Contraloría

1.166608 12 enero 2018 21:53:22 Noticias de Bucaramanga, Santander y Colombia - Vanguardia.com

Según el ente de control, la falta de reglas claras impide proteger la salud de los colombianos ante el riesgo que supone el uso de estos materiales.... Credito: COLPRENSA, BOGOTÁ

Vice Todas las noticias Time12 enero 2018 21:53:22


Entra en vigencia en Colombia la nueva regulación en salud

1.0507948 18 febrero 2017 15:34:51 Noticias de Bucaramanga, Santander y Colombia - Vanguardia.com

La Ley Estatutaria de Salud, sancionada el 16 de febrero de 2015, estableció que el Estado garantizará la prestación de servicios y tecnologías de manera completa y “sobre una concepción integral de la salud, que incluya su promoción, la prevención, la paliación, la atención de la enfermedad y rehabilitación de sus secuelas” (art. 15).... Credito: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL

Vice Todas las noticias Time18 febrero 2017 15:34:51


Inconformismo por regulación de transporte en Palonegro

1.0507948 27 septiembre 2016 07:52:31 Noticias de Bucaramanga, Santander y Colombia - Vanguardia.com

Según los taxistas de Lebrija, no hay claridad sobre la normativa con la que las autoridades están inmovilizando los vehículos de ese municipio que prestan el servicio.... Credito: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL

Vice Todas las noticias Time27 septiembre 2016 07:52:31


Antes de finalizar primer trimestre, Colombia tendrá regulación para explotación petrolera en el mar

1.0321381 15 enero 2016 02:52:50 ELESPECTADOR.COM

Un acuerdo que comprende cooperación binacional en materia comercial, regulatoria, académica y diplomática fue firmado por la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y la Embajada Británica en Colombia este jueves. "La embajada busca proyectos para compartir el conocimiento que hemos desarrollado. Hemos venido fomentando el intercambio de experiencia con expertos en la actividad off shore. La firma no sólo busca promover la cooperación sino la estabilidad económica de los países", dijo el embajador Peter Tibber. En momentos en los que los precios del petróleo están tocando niveles históricos (el barril está cercano a los US$30) las alianzas, según el presidente de la ANH, Mauricio De La Mora, se están volviendo más importantes. "Este memorando de entendimiento busca el desarrollo con altos estándares de la industria off shore. Queremos traer los mejores jugadores mundiales a que nos enseñen", explicó De La Mora. Durante el evento, el funcionario aprovechó para anunciar que el próximo viernes 22 de enero presentará a las operadoras el borrador donde se establece cómo funcionará la regulación para la actividad de exploración y explotación petrolera en el mar. Después de ello, las empresas tendrán quince días para plantear sus inquietudes y hacer una última revisión. Así se prevé que antes de que termine el primer trimestre el país ya cuente con la regulación oficial para esta actividad. "Determinaremos cuáles serán las condiciones ambientales, de transporte y operación para el off shore", explicó De La Mora.

Vice null Time15 enero 2016 02:52:50


Antes de primer trimestre, Colombia tendrá regulación para explotación petrolera en el mar

0.8756623 15 enero 2016 02:32:09 ELESPECTADOR.COM

Un acuerdo que comprende cooperación binacional en materia comercial, regulatoria, académica y diplomática fue firmado por la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y la Embajada Británica en Colombia este jueves. "La embajada busca proyectos para compartir el conocimiento que hemos desarrollado. Hemos venido fomentando el intercambio de experiencia con expertos en la actividad off shore. La firma no sólo busca promover la cooperación sino la estabilidad económica de los países", dijo el embajador Peter Tibber. En momentos en los que los precios del petróleo están tocando niveles históricos (el barril está cercano a los US$30) las alianzas, según el presidente de la ANH, Mauricio De La Mora, se están volviendo más importantes. "Este memorando de entendimiento busca el desarrollo con altos estándares de la industria off shore. Queremos traer los mejores jugadores mundiales a que nos enseñen", explicó De La Mora. Durante el evento, el funcionario aprovechó para anunciar que el próximo viernes 22 de enero presentará a las operadoras el borrador donde se establece cómo funcionará la regulación para la actividad de exploración y explotación petrolera en el mar. Después de ello, las empresas tendrán quince días para plantear sus inquietudes y hacer una última revisión. Así se prevé que antes de que termine el primer trimestre el país ya cuente con la regulación oficial para esta actividad. "Determinaremos cuáles serán las condiciones ambientales, de transporte y operación para el off shore", explicó De La Mora.

Vice null Time15 enero 2016 02:32:09


“Somos pro regulación del servicio”: Uber

0.86011505 05 noviembre 2015 06:12:15

Cuando un servicio no existe, no hay regulación porque no es necesaria. Cuando aparece, los países deben trabajar para dejar claras las reglas de juego. Así describe Michael Shoemaker, gerente general de Uber en Colombia, la situación que vive esta plataforma en el país. Shoemaker asegura que no hay aún una fecha para que la regulación del servicio quede resuelta en Colombia, “pero por los comentarios públicos que hace el Vicepresidente, veo la posibilidad de dialogar, que es lo más importante”. En este momento hay un proceso de regulación para servicios de lujo y “estamos viendo si podemos integrarnos a lo que se está haciendo. No estamos completamente seguros”, sostuvo el Gerente de Uber. COLOMBIA, ¿CASO CRÍTICO PARA UBER? “Cuando llegamos a lanzar la aplicación tenemos un acercamiento con los gobiernos. En algunos casos lo regulatorio ya está resuelto, como en Puebla, México, donde el Gobernador dijo “para mi es clarísimo el beneficio, los quiero aquí”, y él montó la regulación antes de que llegáramos. En otros casos ha sido un proceso más largo, como en Colombia”, explicó Shoemaker, quien es claro al decir que “ninguna innovación contaba con una legislación antes de que fuera inventada”. El caso de Colombia, dice, ha sido complejo. Sin embargo destaca que en el país “estamos en un momento importante en términos de llegar a poder conversar más productivamente con el gobierno”. En 26 estados y 48 ciudades de Estados Unidos; en el Distrito Federal, Puebla y Estado de México; en India, Punyab, Tamil Nadu y Telangana; en Vilna, Lituania; Australia y Filipinas, hay regulaciones pro Uber. El servicio está disponible en 311 ciudades de 58 países alrededor del mundo. ¿QUÉ PASA MIENTRAS SE DEFINE O NO LA REGULACIÓN? “Hemos trabajado estos dos años en Colombia contando esta historia de los beneficios de Uber por la seguridad, alta disponibilidad del servicio, eficiencia y transparencia, y los usuarios y conductores lo tienen claro y nos han defendido porque representamos un cambio importante en la vida diaria. Estamos llegando al punto donde la base es suficientemente fuerte para presentar propuestas concretas”, señaló Shoemaker. Respecto a la situación de Uber en el país, explicó: “No tiene regulación, pero no es ilegal, es un tema más político. Y es muy común, hay un principio en casi todos los países democráticos y es que si no está explícitamente prohibido, está permitido. Entonces estamos creciendo y trabajando en ese espacio, aunque somos pro regulación. No queremos seguir operando sin que las reglas se hayan definido. Mientras tanto trabajaremos para que exista la regulación”. SOBRE RELACIÓN TAXISTAS-UBER “Esto no es Uber contra los taxistas, aunque se pinta así. Para nosotros es reconocer que la tecnología está permitiendo nuevos modelos de negocios. Una aplicación con la posibilidad de hacer lo que está haciendo Uber no existía hace 5 años y pues no había necesidad de regularlo. Pero hoy en día existe, y genera beneficios claros para la sociedad y es hora de sentarnos a encontrar una solución regulatoria. El Estado sí tiene la obligación de asegurar la eficiencia y seguridad de un servicio, y en eso estamos alineados”, indicó el gerente de Uber. ¿QUIÉNES CONDUCEN Y CÓMO GANA UBER? “Hay un proceso de inscripción donde revisamos tanto los documentos del conductor como del vehículo. Hacemos un estudio de seguridad para cada conductor, en los que además hemos invertido más de mil millones de pesos desde que llegamos al país. Estos filtros son para aumentar la seguridad del servicio. Uber es una empresa tecnológica y el valor de nuestro servicio está ahí, seguridad de quién es el conductor y quién es el usuario”, explicó Shoemaker, quien además sostuvo que cada conductor y usuario califica la experiencia mutuamente, quien tenga menos de 4,5 sale del sistema. “Sobre lo que ganamos, cobramos por los servicios de tecnología e intermediación, el 20% del viaje. Como usuario nunca vas a tener efectivo y como conductor tampoco, todo es por tarjeta de crédito. Nunca hay peleas entre conductores y usuarios, si el pasajero siente que la tarifa fue alta se comunica con nosotros”. El Gerente de Uber sostuvo que pocos negocios dejan 80% de ingresos en manos de locales. “El 80% se queda en la economía local, y esto funciona porque el mercado que generamos es muy eficiente”. PLANES DE EXPANSIÓN Mientras se trabaja en la regulación, Uber piensa expandirse y ampliar sus servicios. En Colombia está en Bogotá, Cali, Barranquilla y Medellín, y aunque no hay fechas, sí hablan de planes de expansión que podrían incluir Cartagena, aunque por el momento, estarán con servicio habilitado durante la temporada de fin de año. “Estamos alistando un plan de expansión. No tengo una fecha. Sería triste que no estuviéramos por lo menos en temporada aquí. Hicimos un ejercicio hace un año, seguramente los números han aumentado, vimos solicitudes para el servicio Uber de personas de más de 20 países, en Cartagena. Que cuando la persona llegue, saque la aplicación, funciona igual y hay un carro disponible, te recoge y te lleva al precio justo”, dijo Shoemaker. Adicional a esto, Uber comienza a incursionar en la logística urbana con nuevos servicios. Uber Eats, que está en Barcelona, Nueva York, San Francisco y Los Ángeles, y que es para llevar comidas a domicilio; Uber Rush, en el que también trabajan con bicicletas, y es para mensajería; Uber Assist, que es con carros adaptados para personas con movilidad reducida; y en Bogotá comenzaron a trabajar con Uber Bici, para facilitar el transporte de su bicicleta; Uber X para el carro compartido, y Uber Ángel para servicio de conductor elegido. PROYECTO DE LEY PRO UBER El 11 de noviembre el senador Juan Carlos Restrepo radicará ante el Congreso el primer Proyecto de Ley para que Uber esté en Colombia, y modernizar la reglamentación del transporte. Uber cumple dos años en el país, donde opera en Bogotá, Cali, Barranquilla, y Medellín. ESTE MES HABRÍA REGULACIÓN A inicios del mes pasado, el vicepresidente Germán Vargas Lleras, dijo que este mes se conocería la regulación para Uber. “En la primera semana de noviembre, terminado el proceso electoral, estaremos tomando decisiones”, aseguró en su momento Vargas Lleras. El Vicepresidente manifestó que el decreto definirá cómo funcionaría este servicio en Colombia sin ser competencia inequitativa de los taxistas tradicionales. “Estamos en el proceso de definir las reglas del juego que se aplicarán para la prestación de ese servicio”. Uber está a la espera. Germán Vargas Lleras Michael Shoemaker UBER Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte de Cartagena (DATT)

Vice Todas las noticias Time05 noviembre 2015 06:12:15


¿Y la regulación?

0.72912997 04 noviembre 2015 03:19:36 ELESPECTADOR.COM

Poco a poco se van conociendo más detalles sobre la explosión de un laboratorio farmacéutico en el barrio San Luis, en la localidad de Teusaquillo de Bogotá, ocurrida el lunes pasado, y todo lleva a preguntarse por qué en una zona residencial como esta se permitió la operación de un establecimiento de ese tipo. El resultado, aunque afortunadamente no cobró vidas, fue nefasto: cerca de 250 personas del sector resultaron afectadas, “ya sea por lesiones en su vivienda, infraestructura, o traumas acústicos y esquirlas de vidrio”, según el director del Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (CRUE), doctor Gabriel Darío Paredes. De acuerdo con la información entregada por el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, el general Humberto Guatibonza, todo parece indicar que la explosión fue mecánica y causada por un gas llamado óxido de etileno, una sustancia usada para esterilizar, por ejemplo, equipos médicos; un gas que se disuelve fácilmente en agua. Lo preocupante es que aun las autoridades no han dado razón sobre si el laboratorio cumplía con los requisitos legales para operar en la zona. El alcalde local de Teusaquillo, Iván Marcel Fresneda, le dijo a El Espectador que no podía confirmar si el laboratorio contaba con los permisos necesarios. Como conocedor de la zona anotó, sin embargo, que “en una visión preliminar, el sector no tiene el uso de suelo para ese tipo de actividades”. La pregunta para las autoridades tiene, pues, doble filo: si el laboratorio era legal, ¿por qué se le permitió la operación en esa zona? Y si no lo era, ¿por qué no había sido intervenido previamente? En la misma entrevista Fresneda dijo que hay quejas constantes de la ciudadanía por la operación irregular de diversos tipos de empresas en la zona. Con lo cual vale preguntarse: ¿para qué existen, entonces, las regulaciones del uso de los suelos? Queda la amarga sensación de que esta tragedia, que causó daños físicos, emocionales y patrimoniales a los vecinos del sector, es otro síntoma de una cultura de la informalidad, tan arraigada en nuestro país, que se salta las regulaciones en busca del beneficio personal. Y, a la vez, es muestra de una institucionalidad que parece incapaz de garantizar el pleno cumplimiento de las normativas esenciales para la seguridad de todos. El clásico “deje así”. Pero no. Algo así no puede suceder de nuevo. Esto, además de los daños directos a todos los involucrados, sacude la confianza que las personas tienen en las autoridades y, por ende, mina la legitimidad de las instituciones. Algo tiene que hacerse: ¿reformar la regulación? ¿Mejores mecanismos de inspección y cuidado? La pelota está en el campo de la administración. Por ahora, no queda más que esperar respuestas. Es de aplaudir, por supuesto, la actuación de las autoridades para atender a los heridos y rendirle cuentas a la opinión pública. Pero nos falta entender bien qué pasó y qué se propone hacer para que no vuelva a suceder. ¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a yosoyespectador@gmail.com.

Vice null Time04 noviembre 2015 03:19:36


Gasolineras de Cúcuta se oponen a las regulaciones

0.7135827 22 septiembre 2015 17:09:08 Noticias de Bucaramanga, Santander y Colombia - Vanguardia.com

Representantes de las 31 estaciones de servicio del Área Metropolitana se fueron lanza en ristre contra el alcalde Donamaris Ramírez y el Ministerio de Minas por el desorden en la programación de los despachos de combustible.... Credito: COLPRENSA / LA OPINIÓN

Vice Todas las noticias Time22 septiembre 2015 17:09:08


“Taxistas necesitan regulación”

0.583304 19 agosto 2015 05:34:25 ELESPECTADOR.COM

La iniciativa propone, por ejemplo, que se cancele por un año la tarjeta de operación de los propietarios que conducen su taxi y sean sancionados en tres oportunidades, luego de un proceso ante la Secretaría Distrital de Movilidad. En caso de reincidir en otras cuatro faltas se les cancelaría el permiso para transitar. La sanción para los conductores que no son propietarios del vehículo se haría tras cuatro quejas y consistiría en cancelarles el tarjetón por un año. Si reinciden no podrían conducir en ninguna empresa a nivel nacional. La iniciativa, que socializó ayer Hugo Ospina, presidente de Asoproctax, propone también una base de datos para quejas y reclamos, administrada por la Secretaría Distrital de Movilidad y vigilada por la Superintendencia de Puertos y Transporte. De acuerdo con Ospina, es necesario que los taxistas sean al menos bachilleres y tengan una capacitación mínima de un año en atención al usuario, hotelería y turismo y manejo de conflictos, para trabajar o seguir trabajando en el sector. Esto ayudaría a que no se siguieran presentando desmanes y abusos de parte de algunos taxistas “que enlodan la imagen del gremio”. De acuerdo con las cifras de la Secretaría Distrital de Movilidad, en la capital se reciben en promedio 22 quejas diarias contra taxistas, el 13% de las cuales están relacionadas con negarse a recoger pasajeros.

Vice null Time19 agosto 2015 05:34:25


¡Bañados en mercurio!

0.583304 12 agosto 2015 23:59:36 ELESPECTADOR.COM

En marzo de 2014, mientras reporteaba una historia sobre minería ilegal para El Espectador, viajé al Bajo Cauca antioqueño y sobrevolé El Bagre, uno de esos municipios de Colombia donde las dragas, retroexcavadoras y buldóceres siguen removiendo arena sin parar, rebuscando oro y dejando escapar toneladas de mercurio al suelo y el agua. Desde el aire, resultaba difícil identificar qué parte de ese paisaje destrozado pertenecía a los ríos Nechí y Bagre, ambos completamente fragmentados y desviados por el impacto minero. Lo que hacía unos años era bosque y río se había convertido en kilómetros de suelos grises y ocres, lagunas verdiazules, montañas de arena e hilos de agua turbia. Desde arriba se veían campamentos improvisados y gente barequeando. Pequeñas villas en medio de ese desierto, sin un árbol cerca ni agua potable. Sólo calor, hombres y máquinas. (Ver: Mineros ilegales degradan tierras recuperadas en el Bajo Cauca) En el río Bagre, de la manera más rudimentaria y sin ningún tipo de protección, los mineros mezclan, por jornal, entre 20 y 30 libras de mercurio con kilos de piedra y arena extraídos del río. Parte del metal va al agua y al suelo, la otra es revuelta con las manos, mientras el mercurio busca el oro y lo abraza formando una masa dura a la que llaman amalgama. La piedra plateada resultante termina en una caldera donde el metal tóxico se evapora y el oro se vuelve lingote. Los gases van a dar a la atmósfera y enormes cantidades de desechos llegan irremediablemente a los afluentes, hábitat de los peces que por años han sido el principal alimento de la población ribereña. Al ingerirlo, el metilmercurio (forma en la que el metal se encuentra en los animales) llega hasta el intestino y después se acumula en la corteza cerebral. Al inhalarlo, el material sube de manera casi inmediata al cerebro. Este ciclo se repite en 17 departamentos y 80 municipios, según informes de 2014 de la Contraloría General, la Policía Nacional y la Fiscalía. Todos están expuestos a los efectos de la extracción ilegal de oro con mercurio: un monstruo que avanza silencioso, contaminando el agua de la que dependen millones de personas y la comida que termina servida en nuestro plato. Un desastre que ocurre ante los ojos de todos y sin el control que merece. Amazonas, Antioquia, Bolívar, Caldas, Caquetá, Cauca, Chocó, Córdoba, Guainía, Huila, Nariño, Putumayo, Risaralda, Santander, Sucre, Tolima, Valle del Cauca. Enumerar algunos de sus poblados afectados quita el aliento: Cáceres, Caucasia, El Bagre, Nechí, Tarazá, Zaragoza, Remedios, Segovia, Amalfi, Santa Rosa del Sur, Montecristo, La Raya, Achí, Morales, Soplaviento, Martín de la Loba, Altos del Rosario, Magangué, Hatillo de la Loba, Simití, Pinillos, Bahía de Cartagena, Tiquisio, Río Viejo, Arenal Barranco de la Loba, Villa María, Marmato, Supía, Cartagena del Chairá, Solano, Santander de Quilichao, Caldono, Toribío, Caloto, López de Micay, Suárez, Buenos Aires, Timbiquí, El Tambo, Condoto, Quibdó, Nóvita, Itsmina, Bagadó, Lloró, Tadó, Puerto Libertador, Ayapel, Serranía del Naquen, Inírida, Campo Alegre, Rivera, Palermo, Yaguará, Tesalia, Iquira, Los Andes, Cumbitara, Mallama, Santa Cruz, La Llanada, Samaniego, Cuenca del río Putumayo, Inírida y Amazonas, Quinchía, California, Vetas, Suratá, Caimito, San Marcos, Ataco, Coyaima, Ortega, San Luis, Zaragoza, Buenaventura, Cartago, Agua Blanca. Después de Chocó y Bolívar, Antioquia es el departamento con mayor índice de contaminación por mercurio en el país. En el mundo, Colombia se lleva el vergonzante tercer lugar, debido a que el país libera al año unas 180 toneladas de mercurio de las 590 que importa. Distintos reportes mundiales, como el de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial, revelan índices alarmantes de contaminación acuática, terrestre y atmosférica. La situación se complica cuando se sabe que este desastre ambiental está apadrinado por el repetitivo y complejo contexto violento colombiano, que ha impedido ponerle freno a una situación que hace años se salió de control. El orden público en el Bajo Cauca es uno de los panoramas más difíciles. Y más evidentes: lo pude notar desde ese sobrevuelo, en el que vimos decenas de dragas ilegales sobre el río Bagre y ni un solo policía ejerciendo control. Las mafias detrás de esas maquinarias son tan poderosas que nadie quiere morir en el intento de ejercer justicia. En la última década las alzas de los precios del oro llevaron a que en esa zona minera se disparara el número de mineros informales y crecieran las presiones de los grupos armados interesados en el millonario negocio. En diez años, el gramo de oro pasó de 16.000 a casi 87.000 pesos. Los criminales encontraron la manera de lavar dineros del narcotráfico a través del oro y reemplazaron las extorsiones por la minería. El gobierno colombiano estima que la explotación ilegal de oro mueve alrededor de 45.000 millones de pesos al mes. La crisis social tiene su reflejo en la ambiental. Corantioquia, la autoridad ambiental local, ha estimado que 40.000 hectáreas del Bajo Cauca han sido afectadas por la deforestación y la contaminación de aguas. La magnitud de este impacto podría compararse con acabar con un bosque del tamaño de toda la Bogotá urbanizada. Las máquinas extraen oro de manera desordenada y sin ninguna regulación ambiental, degradando los suelos, vertiendo toneladas de mercurio y cianuro al río, acabando con las áreas que ya habían sido reforestadas y generando pasivos ambientales por los que nadie responderá luego. Las cifras oficiales revelan que cada año, sólo en 13 ríos de Antioquia, los mineros ilegales arrojan 100 toneladas de mercurio, poniendo en riesgo al menos a un millón de colombianos que viven en la región del Bajo Cauca y el Suroeste, Nordeste, Occidente y Magdalena Medio antioqueños. Remedios, Zaragoza y Segovia son los tres municipios más afectados del país. El Bagre y sus panorámicas ocres deforestadas, destruidas, les sigue el paso. El Estudio Nacional del Agua acaba de precisar que el total de toneladas de mercurio que terminan cada año en los ríos del país supera las 205. (Ver: 'A once millones de colombianos podría faltarles agua') Los efectos nocivos de la exposición al metal han sido registrados por cientos de publicaciones científicas de toxicología en el mundo y por organizaciones como la U. S. Environmental Protection Agency (EPA) y el Ministerio de Ambiente de Colombia. El mercurio afecta la función de las neuronas y varios sistemas bioquímicos, produciendo problemas neurológicos que incluyen insomnio, pérdida del apetito y de la memoria, trastornos del movimiento, disminución de la actividad sexual y estados depresivos. Lo más preocupante, me lo han repetido los expertos cada vez que los consulto, es que esas alteraciones se manifiestan de manera sutil o pueden ser confundidas con cuadros clínicos de otras enfermedades, haciendo difícil el diagnóstico clínico de la intoxicación crónica por el metal. El año pasado la Contraloría advirtió que el uso incontrolado y la contaminación derivada de sustancias químicas en actividades ilegales de extracción de oro ya presenta riesgos. "Los pocos estudios que se han hecho en Colombia sobre efectos en el hombre indican que cualquier persona que coma pescado u otro animal con altos niveles de mercurio puede estar en peligro", dijo el ente de control haciendo referencia a las investigaciones adelantadas por el toxicólogo Jesús Olivero-Verbel sobre la cuenca del río Cauca, en Bolívar. Aunque ni el Ministerio de Salud ni ninguna otra autoridad nacional han hecho un trabajo juicioso por contar los enfermos por mercurio en Colombia, existen evidencias científicas realizadas por expertos de universidades como la de Cartagena, la de Córdoba y la Nacional que han identificado afectaciones en humanos, pero también en variedad de peces, jaguares, murciélagos y cangrejos. (Ver: Jaguares, con mercurio en el cuerpo) Olivero-Verbel es quizá el científico que más ha desarrollado eltema en Colombia. La primera vez que escuché su nombre fue a mediados de 2012, cuando la

Vice null Time12 agosto 2015 23:59:36