Un paso más del SITP

Press Report

Fuentes de noticias de productos actualizados continuamente

Share on Facebook Share on Twitter Share on Google+

Ads

06 mayo 2015 05:33:26 ELESPECTADOR.COM

 Uno de los retos más importantes para que Bogotá tenga completo su Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) es resolver el futuro de dos empresas que empezaron a operar en este nuevo esquema prácticamente en la quiebra: Egobús y Coobús. Parece que por fin se va definiendo el plan para hacerlo. En los últimos días fue aprobado una especie de salvavidas para Egobús que permitiría que haya más buses cubriendo las rutas de Perdomo y Suba Centro, donde los ciudadanos han tenido problemas por la falta de rutas de esa operadora. El salvavidas fue aprobado por la asamblea de Egobús, a pesar del desacuerdo de la mayoría de propietarios de buses tradicionales que hacen parte de la operadora. Había sido propuesto por la empresa Transmilenio, a petición de la Superintendencia de Puertos y Transporte, y uno de sus principales puntos es que se crearía una especie de empresa que controle el manejo financiero y administrativo de Egobús por un tiempo para garantizar que la operadora salga de la crisis. Esa figura se llama vehículo de propósito especial y se encargaría de invertir más de $255.000 millones. Otro de los puntos previstos en el plan de salvamento es que los propietarios de los buses tradicionales que están en Egobús deberán hacer un aporte de casi el 35% para capitalizar la empresa por dos años. Como el modelo con el que entraron a participar estos dueños de buses en el SITP consistió en que entregaban su vehículo a cambio de una renta fija mensual durante 24 años, el porcentaje para capitalizar a la operadora se les descontaría de ese pago. Esa condición fue la que más descontento generó entre los propietarios de buses, pues desde hace unos 17 meses, cuando Egobús entró en la etapa más grave de su crisis, no pudo pagarles las rentas a cientos de ellos. Por eso no comprenden cómo, además de no haber recibido su renta durante este tiempo, en el momento en que les paguen la deuda van a tener que destinar el 35% para el salvamento de la operadora. Otra de las dudas de los propietarios de buses respecto a este plan es cuándo les van a pagar las rentas que les deben, pues muchos quedaron con deudas o en la ruina luego de haber entregado sus buses a Egobús. Una fuente del proceso explicó que el salvamento aprobado tendrá que definir un plan de pago para esas 220 personas a las que la operadora les incumplió con sus rentas mensuales. El dinero sería aportado por el vehículo de propósito especial, que quedará a cargo de manejar las finanzas de la empresa, pero es un proceso que no será a corto plazo. Ahora falta que la Supertransporte le dé su visto bueno al plan aprobado por la asamblea y se estima que, de hacerse cambios, sólo serían ajustes a las principales condiciones de la propuesta. Por otra parte, sigue en veremos el futuro de Coobús, la otra empresa que agrupa a propietarios tradicionales y también está en crisis financiera. Debería tener 759 buses, de los cuales apenas están rodando 102 en la zona de Fontibón, donde los ciudadanos han hecho protestas por la falta de rutas para transportarse. Aún no hay plan de salvamento aprobado para ella y sólo en los próximos días se reunirá su asamblea para tomar decisiones al respecto. De momento, Sergio París, gerente de Transmilenio, es uno de los más optimistas con la aprobación del plan. Ha dicho que esta noticia permite que el SITP dé un paso adicional para estar listo, debido a que, solucionado el problema de Egobús, se cubriría la operación de buses en las zonas de Perdomo y Suba Centro. El plazo que dio el alcalde Gustavo Petro para que el transporte tradicional de la ciudad salga definitivamente es el 1º de junio y parece muy difícil de cumplir, pues, como lo contó este diario el 18 de abril pasado, la chatarrización de estos vehículos estaba retrasada. Además, también es difícil que para el 1º de junio estén listos todos los vehículos del SITP. En total deberían ser 11.270 buses, pero hasta ahora sólo ruedan por las calles 6.425 de ellos, de acuerdo con cifras oficiales del 31 de marzo. vtellez@elespectador.com Artículo completo en Un paso más del SITP

Vice null Time06 mayo 2015 05:33:26


Ads

Los pecados del SITP

3.2845025 18 marzo 2016 04:49:17 ELESPECTADOR.COM

El Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), que se adoptó en 2009 y empezó a tomar forma en septiembre de 2012, cuando rodaron los primeros buses azules, está lejos de ser lo que se planeó. Aunque se presupuestó tenerlo implementado al 100% en abril de 2014, los tropiezos, las malas decisiones y los líos administrativos han generado que a la fecha la ciudad esté lejos de lo que debería ser en materia de transporte público. Una auditoría hecha por la Contraloría Distrital para el periodo 2012-2015 y que revisó uno a uno los componentes del SITP, pone en evidencia la cantidad de pecados que tiene el sistema y que se traducen en que la gente siga sin tener el transporte que se merece. En total, hicieron 17 hallazgos administrativos, 16 con posible incidencia disciplinaria y cuatro posibles detrimentos patrimoniales. A la fecha, la nueva administración sigue sin revelar su plan para mejorar el panorama. Estos son algunos de los hallazgos. Implementación 1. Por la creación de la hora valle se causó un posible detrimento al Sistema, que solo entre el 22 de diciembre de 2014 y el 30 de abril de 2015 se calcula en $40.000 millones. Este cambio obligó a la administración a realizar erogaciones injustificadas técnicamente, ineficientes y antieconómicas. 2. Por no haber cobrado las tarifas proyectadas en la implementación del Sistema y los retrasos en el proceso, se ha incurrido en mayores costos en el proceso de implementación, que hasta el año pasado se calculaban en un posible detrimento cercano a los $300.000 millones. Evaluación de la implementación 1. La fecha para terminar la implementación del SITP se ha aplazado cuatro veces y aún no hay fecha de inicio de operación de todas las rutas. Evidencia falta de planeación, control y diligencia. 2. La junta del ente gestor, a pesar del análisis del estado de la implementación del SITP y del comportamiento del Fondo de Estabilización Tarifaria, definió el 31 de mayo de 2015 como plazo para el retiro definitivo de los buses del Transporte Público Colectivo, pero no se cumplió. Esto evidencia falta de coordinación entre el ente gestor y la Secretaría de Movilidad. 3. Aunque se necesita un plan oportuno de implementación, no hay gestión para exigir a los concesionarios que cumplan el inicio de todas las rutas de forma oportuna. 4. A pesar de que a medida que avanza la llegada de buses azules debía corresponder a unas cifras de chatarrización, esto no se está cumpliendo. Transmilenio, desconociendo los estudios y planes de estructuración, reconoce que no hay concurrencia entre ambos procesos, evidenciando falta de coordinación. 5. Los contratos de concesión en el esquema del SITP no establecieron procedimiento frente a la remuneración por inversión ante una situación de suspensión de la operación. No se han realizado las modificaciones para incluir este aspecto. Capacitación a los usuarios 1. Ineficiencia en la planeación de los recursos para información y atención al usuario del SITP. Hay alta diferencia con el presupuesto aprobado y liquidado. 2. Transmilenio, responsable de operar e implementar el SITP, no ha solucionado de fondo el problema de movilidad a los ciudadanos, con un servicio de calidad. Integración medio de pago SITP 1. Hubo un presunto detrimento de $997 millones, toda vez que Transmilenio tuvo que pagar multas impuestas por la Superintendencia de Transporte, por incumplir en la integración del medio de pago (abril a noviembre de 2014). Patios del SITP 1. Falta de planeación para cumplir con la construcción de los patios definitivos del SITP. No hay estudios, diseños, ni recursos asignados para la construcción de estos parqueaderos. 2. Falta 12 avales de localización de predios para los patios transitorios del SITP. Fondo de reorganización del transporte público 1. Se encontró que se destinaron recursos del Fondo para actividades ajenas a su finalidad. Habría un posible detrimento por $264 millones, porque la Secretaría de Movilidad adquirió una cubierta para la Plaza de Artesanos, lo que carece de justificación. Egobús S.A.S. y Coobús S.A.S. 1. Pese a que desde el comienzo se alertó sobre los incumplimientos de estos concesionarios, Transmilenio no desplegó una gestión efectiva para lograr el cumplimiento del contrato. 2. A pesar de que desvincularon de sistema la flota de estos concesionarios, sólo les notificaron casi un año después. Y, para completar, esa comunicación no fue clara en argumentar la razón de la exclusión ni se colocan términos para el retiro y devolución de equipos instalados a bordo por Recaudo Bogotá S.A.S.

Vice null Time18 marzo 2016 04:49:17


Seguridad para conducir el SITP

1.9280221 25 julio 2015 05:16:46 ELESPECTADOR.COM

Los conductores del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) se están enfrentando a situaciones difíciles en ciertas zonas de Bogotá. A mediados de junio mataron a uno de ellos en la localidad de Usme y varios e sus compañeros le relataron a este medio sobre las agresiones que deben soportar a diario por parte de algunos pasajeros, como escupitajos e, incluso, puñaladas. Ayer se conoció otro caso atroz: una conductora fue violada por tres hombres, dentro del bus. El caso ocurrió en Patio Bonito, en el suroccidente de la ciudad. La mujer agredida tiene 35 años y es madre de tres hijos. Llevaba trece meses vinculada como conductora a la empresa Masivo Capital, que tiene a cargo los vehículos con destino a las zonas de Kennedy y Suba Oriental. Antes de la medianoche del jueves, ella manejaba el bus en Patio Bonito, cuando tres hombres se subieron, la amenazaron con un puñal para que dejara el volante y uno de ellos empezó a manejar. Mientras tanto, los otros dos la llevaron a la parte de atrás del vehículo y la violaron. Tal fue la violencia del caso, que Medicina Legal se abstuvo de dar detalles y los dejó sólo a disposición de la Fiscalía, como corresponde en estos casos. Según datos que se han conocido de la investigación, el bus dio vueltas por varios sectores, luego paró en un lugar oscuro y fue allí donde los hombres abusaron de la mujer. La Policía la encontró en la carrera 38 con calle 10, en la zona comercial de San Andresito, en la localidad de Puente Aranda. Se sabe también que por medio del sistema de monitoreo con GPS la empresa operadora notó que el bus había salido de su ruta habitual y lo informó a Transmilenio. Ésta hizo el reporte de la novedad a la Policía, que luego de encontrar a la mujer, la llevó al Centro Policlínico del Olaya. Al cierre de esta edición la Policía reveló el retrato hablado del presunto agresor de la mujer, señalando que es un hombre que tiene entre 20 y 25 años, “contextura delgada, una cicatriz en la cara al lado derecho, piercing en la ceja izquierda y un tatuaje al lado izquierdo de su cuello en forma de S”. Además, ofrece una recompensa de $10 millones por información que permita dar con los responsables del ataque. Mientras se aclaran los detalles del crimen, los operadores del SITP llaman la atención sobre la seguridad que necesitan los conductores para trabajar en la ciudad y la colaboración de la gente en este tipo de casos. Una discusión que se abre luego del ataque a esta conductora es si Transmilenio debe revisar algunos aspectos del funcionamiento del sistema. “Varios concesionarios le han dicho a TM que no les obligue a prestar servicio en ciertas horas y ciertos lugares. Sé que en la empresa Suma (encargada de Ciudad Bolívar) la queja es permanente y está obligada a tener un bus a muy altas horas de la noche, yendo a sitios peligrosos. En el transporte tradicional eso no pasaba y el conductor no estaba expuesto a un riesgo innecesario”, dijo César González, representante de los operadores del SITP. Otro de los temas que pueden discutirse es si los conductores deben estar aislados de los pasajeros con cabinas protegidas, como ocurre en buses del transporte tradicional. Cuando El Espectador estuvo en Usme, luego del asesinato del conductor Carlos Zuluaga, varios de sus compañeros dijeron que, teniendo en cuenta que ya no reciben dinero ni tienen contacto con los pasajeros, se debería contar con una barrera de seguridad en las cabinas. Así, al menos se podría evitar que la gente los ataque tan fácilmente con un cuchillo o escupiéndolos, como ya ha ocurrido. El mensaje de Transmilenio, entidad que gestiona el SITP, fue de reproche contra la violación de la que fue víctima la mujer. La empresa de transporte sólo dijo en un comunicado: “Hacemos un llamado a la ciudadanía para que sea solidaria ante este hecho y colabore con las autoridades para identificar a los agresores de la víctima. De igual manera, planteamos la urgencia de que la ciudadanía respete y ofrezca un trato digno a los conductores de los buses zonales del SITP”.

Vice null Time25 julio 2015 05:16:46


El tránsito de los buses viejos al SITP

1.9280221 21 julio 2015 03:59:50 ELESPECTADOR.COM

Un mes y medio después de que Transmilenio tomara el control de los buses viejos de Bogotá, por fin empiezan a circular los primeros de ellos que operarán provisionalmente como complemento al Sistema Integrado de Transporte Público (SITP). Los ciudadanos comienzan a ver en las calles la nueva figura del transporte público: buses tradicionales que en sus costados tienen una franja de color blanco con la leyenda “SITP Provisional”. El sábado pasado empezó a funcionar la primera ruta de este esquema con 50 vehículos identificados, que cubren el trayecto de San Carlos de Tibabuyes, en la localidad de Suba, hasta el sector de Porciúncula, en Chapinero. En teoría, los buses sólo deben regoger y dejar pasajeros en los paraderos del SITP. Otra ruta que el Distrito habilitará esta semana es la número 445, que cubrirá el recorrido Fontibón-Centro. Además, hay un paquete de 10 adicionales, cuya operación empezaría el 1° de agosto, como se lo explicó Transmilenio a El Espectador (ver gráfico). Con estos cambios, la empresa de transporte masivo comienza a hacer realidad el gigantesco plan que quedó registrado en el papel desde el pasado 1° de junio: tomar el control de los 6.400 buses del transporte tradicional que aún ruedan por la capital (mientras desaparecen formalmente) y llevarlos a cubrir zonas en las que todavía no hay una buena cobertura del SITP. La idea es que entre lo que resta de julio, agosto y septiembre los más de 6.000 buses viejos que hoy operan ya estén en el esquema provisional. Por ahora el pago sigue siendo en efectivo y hacia noviembre Transmilenio espera instalarles los torniquetes para que los ciudadanos ingresen con la tarjeta Tullave (medio de pago oficial del SITP). Para lograr estos ajustes en las rutas, Transmilenio firmó convenios administrativos con 55 de las 63 empresas de transporte tradicional de la ciudad. Ocho se resistieron a participar del proceso porque lo consideran “una locura, absurdo. El SITP es un modelo muy definido y lo que van a hacer con estos cambios provisionales sólo serán lo mismo que estamos viviendo hoy en el Transporte Público Colectivo (TPC)”, dijo a este diario un dirigente de Conaltur. Al dirigente del gremio transportador le preocupa que este modelo provisional, que se pone en marcha con los buses viejos, genere más desorganización e incluso problemas para el SITP, por tratar de prestar el servicio. Dice que los conductores no tienen ninguna capacitación, así que pueden repetirse los mismos problemas al dejar y recoger pasajeros en cualquier parte y no en los paraderos señalizados. Además, agrega el dirigente, como el cobro seguirá en efectivo, “entonces la guerra del centavo seguirá igual, va a continuar porque siguen recibiendo dinero. Tampoco se hizo ni siquiera una revisión técnico-mecánica adicional a los buses, siguen siendo las mismas chatarritas del TPC”. Sergio París, gerente de Transmilenio, defiende este proceso de cambios lentos, graduales (como prefieren llamarlos en el Distrito), y asegura que hay un reglamento definido como parte de los convenios firmados con las empresas del TPC, el cual incluye aspectos de control, seguridad y mantenimiento de los vehículos. “Nosotros estamos asociados con ellos para prestar el servicio y, si no cumplen las reglas, se rompe el acuerdo y no tendrán más derecho a explotar las rutas”, señaló París. Uno de los retos con los buses provisionales es lograr que tanto conductores como usuarios respeten los paraderos. Algunos de los vehículos de la ruta que operan desde el sábado no cumplen este requisito aún, como lo pudo verificar el propio gerente de Transmilenio. Pero asegura que se trata de un proceso que apenas empieza y que la empresa de transporte masivo tendrá que asesorar.

Vice null Time21 julio 2015 03:59:50


Usuarios aplauden a conductor del SITP

1.9280221 06 julio 2015 01:40:51 ELESPECTADOR.COM

Vice null Time06 julio 2015 01:40:51


Nuevamente bus del SITP se incendió

1.9280221 02 julio 2015 16:07:30 ELESPECTADOR.COM

Una vez más el Cuerpo Oficial de Bomberos de Bogotá atendió un incendió de un bus del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) en la carrera 69ª con calle 3 sur. Por fortuna, no se transportaban pasajeros en el vehículo, según el reporte de las autoridades. Los bomberos de la estación de Kennedy atendieron y controlaron la emergencia que se registró en el barrio Hipotecho III. El grupo de investigación de incendios evalúa las causas que originaron la conflagración. Los incendios de los buses del SITP se han vuelto frecuentes. Hace una semana los Bomberos de la estación de Kennedy y Puente Aranda atendieron un incendio de un bus mientras se movilizaba por la Avenida Boyacá con Novena. Llama la atención que a cada tanto se escuche una noticia reportando un nuevo episodio. Con este caso, ya son cinco en menos de 12 meses, sin contar los accidentes por fallas mecánicas. La pregunta que queda es ¿por qué ya son varios los casos de incendios que se han presentado en estos buses? ¿Qué tipo de controles hay ante esta situación frente a las empresas operadoras? ¿Cuál ha sido el resultado de las otras investigaciones? Hay protocolos de seguridad siempre que los buses salen a hacer sus rutas y que la mayoría de incendios se han presentado justo cuando el bus está fuera de operación y dirigiéndose al patio taller respectivo. Agregó que los incendios han ocurrido debido a que había cables muy cerca de la batería y al hacer contacto generaban la conflagración. Para Humberto Gómez, subgerente de comunicaciones de TransMilenio, no resulta tan alarmante el que se presente un incendio, teniendo en cuenta que en la ciudad circulan más de 7.500 vehículos zonales del SITP. César González, vocero de los operadores, coincidió con Gómez y expresó que los indicadores no señalan que esta situación sea algo dramático: “Aunque cada caso preocupa y no debería pasar, podríamos decir que detrás de esto está que en parte tenemos flota antigua". Aunque no sean cientos de casos ni se presenten todos los días, vale la pena analizar por qué se incendian estos vehículos. El SITP tiene el objetivo de ser un esquema mucho más organizado y seguro y por ello Transmilenio debería entregar un reporte más claro a los ciudadanos acerca de qué ha pasado en los distintos casos. En el transporte tradicional no era tan común ver o escuchar noticias de eventos así. Entonces, con buses nuevos y otros que han sido reparados para hacer parte del nuevo esquema, otras deberían ser las condiciones de seguridad.

Vice null Time02 julio 2015 16:07:30


¿Por qué han aumentado los accidentes de buses del SITP?

1.9280221 10 junio 2015 00:30:14 ELESPECTADOR.COM

“Como concejal de Bogotá quiero prender las alarmas por la accidentalidad de los buses del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP). Lo más preocupante es que no sabemos si hay fallas generalizadas en el estado de los vehículos o negligencia sistemática de algunos de los conductores”, se cuestionó la cabildante Lucía Bastidas. En menos de una semana se han presentado dos accidentes aparatosos de buses del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), cada uno con un saldo de diez heridos. “Preocupa el aumento de los accidentes de los buses vinculados al SITP, pero más grave es la falta de claridad sobre las causas de los incidentes, porque los bogotanos seguimos sin saber si están predominando las fallas mecánicas, la falta de pericia de los conductores o la negligencia de los mismos”, puntualiza Bastidas. El pasado 28 de mayo el conductor del bus del SITP de placas SIO 427 chocó a 13 vehículos que estaban inmóviles en el puente de la calle 80 con avenida Boyacá. Esos carros particulares habían disminuido la velocidad por un choque entre dos taxistas, cuando, sorpresivamente, fueron golpeados por el bus del SITP. Nueve días después del accidente, se desconoce si el bus que causó el accidente presentaba fallas mecánicas, si el conductor actuó con negligencia y si hay alguna sanción por este hecho que, de milagro, no dejó muertos. En la mañana de este martes otro bus del SITP causó un accidente con diez heridos, en la carrera 13 con calle 57, en Chapinero, en la hora de mayor congestión y movilización de pasajeros de la mañana. Cuatro de los heridos tuvieron que ser llevados a hospitales por la gravedad de las heridas. El caso fue muy parecido al de una semana atrás: un bus de placas VDU 317 estrelló a otro bus del SITP del servicio complementario, placas VFD 780, que fue a dar de manera violenta contra un poste y un letrero de un paradero del SITP. El poste cayó sobre otro bus del SITP de placas VDM701. Al parecer el bus que causó el accidente perdió la dirección. Esta vez el milagro lo hicieron los cables de energía de Codensa que disminuyeron la velocidad de caída del poste, que solo golpeó la parte trasera del tercer bus, pero que pudo haber partido el vehículo por la mitad y causar una desgracia. “Los bogotanos no olvidamos el accidente del 10 de julio del 2013, cuando un bus del SITP se quedó sin frenos en la carrera 1 G este sur con calle 91, en Usme. Ese bus se llevó por delante cuatro vehículos y dejó cuatro muertos y decenas de heridos. Entre el 2012 y el 2014 las autoridades reportaban un aumento de los accidentes que involucraban buses del SITP de 75 a 1.474 casos. De agosto del 2012 a agosto del 2014, se reportaron oficialmente 2.436 quejas de los usuarios por la forma de conducción y 969 por el comportamiento de los conductores”, agregó la concejal. La cabildante hizo un llamado de alerta, porque más allá de las cifras, que por sí solas muestran signos de que algo grave está pasando, lo más delicado es la falta de información confiable sobre este tema. “¿Hay exceso de velocidad? ¿Hay fallas mecánicas de los buses? ¿Está fallando la capacitación de los conductores? Los bogotanos exigen explicaciones ahora que TransMilenio asumió el control de toda la flota del transporte público en la ciudad”. Concluyó.

Vice null Time10 junio 2015 00:30:14


Aprenda cómo utilizar el SITP

1.9280221 04 junio 2015 18:46:44 ELESPECTADOR.COM

Vice null Time04 junio 2015 18:46:44


¿Por qué se varan los buses del SITP?

1.5424178 04 junio 2015 03:41:54 ELESPECTADOR.COM

Vice null Time04 junio 2015 03:41:54


SITP: lo que falta

1.5424178 03 junio 2015 06:17:54 ELESPECTADOR.COM

Un sistema de acceso fácil, útil, ecológicamente amable, que llegue a distintas partes de la ciudad sin mayor problema ni explicación. Sin pierde. Eso es, justamente, y al menos en teoría, lo que busca la implementación del Sistema Integrado de Transporte (SITP) en Bogotá. Si tal cosa existiera a carta cabal, al contrario de lo que en la ciudad ha predominado por décadas, podrían acabarse distintas conductas que redundan en la inmovilidad urbana: se acabaría, por ejemplo, la antipática “guerra del centavo”, que genera prácticas de conducción (y de corrupción, en su sentido más puro) perversas; se acabaría, también, eso de los buses frenando en la mitad de una calle para recoger a alguien que alza la mano muy lejos de un paradero permitido. Sumando los minutos perdidos en estas dos actividades transversales ganaríamos mucho. Los expertos de la movilidad suelen hacer énfasis en las pequeñas cosas que, eliminadas, contribuirían a gran escala a una movilidad más eficaz. Si bien hay que enfatizar que los ciudadanos deben prepararse para este nuevo estilo de vida (aprender las rutas, comprar las tarjetas, probablemente caminar más de lo acostumbrado), lo cierto es que, primero, antes de todo eso, hay que crear la situación: generar la oferta. Dicha oferta, como podemos ver, aún está incompleta. Se suponía que el pasado 1º de junio los ciudadanos de Bogotá sólo encontrarían buses del SITP recorriendo las calles. Pero no: los viejos siguen su marcha, haciendo que esa modernidad prometida sea, una vez más, apenas una esperanza a futuro. Otro plazo. Uno más: en marzo el alcalde Gustavo Petro dijo que en esa fecha terminaría la “operación de transporte tradicional de la ciudad”. Luego, digamos, se moderó: que no, que sí transitarían pero cubriendo las rutas provisionales del SITP. El panorama es otro al día de hoy, sin embargo: Transmilenio asume el control de los buses viejos, pero sólo en el papel. Una de esas cosas jurídicas que no afecta en nada la realidad del día a día ciudadano. Al menos no por encima: el Distrito piensa llevar esos vehículos a donde el SITP llega con muchas dificultades: Ciudad Bolívar, Fontibón. Hoy no, claro. Sergio París, el gerente de Transmilenio, le dijo a El Espectador que a partir de la segunda quincena de junio. Otro plazo. Uno más. Y que luego, las tarjetas de operación de esos buses viejos (digamos, unos 5.000 buses viejos) se cancelarán de forma paulatina hasta la prometida chatarrización. Eso, por ahora, y con mucha suerte, se hará en noviembre de este año. Todos los anuncios se han hecho bajo esa terminología administrativa de aplazamiento: son cuatro los gerentes de Transmilenio que durante la alcaldía de Gustavo Petro han hablado del tema con palabras como “gradual”, “transición”, “dificultad”, “adaptación”. Eso ocasiona, sin duda, que el proceso pierda la credibilidad que hoy necesita: ¿sí podrán cumplir sus plazos esta vez? Esperamos que nuestra incredulidad quede acallada ante las ejecuciones. Lo invitamos a participar en la segunda fase de nuestro proyecto Catarsis Bogotá aquí. ¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a yosoyespectador@gmail.com.

Vice null Time03 junio 2015 06:17:54


SITP, nada nuevo

1.5424178 31 mayo 2015 04:12:49 ELESPECTADOR.COM

Tal vez en los últimos días usted escuchó que a partir de mañana, 1° de junio, sólo encontraría en las calles los buses del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) y se acabaría el transporte tradicional. Lo primero que tiene que saber, hablando en términos prácticos, es que los buses viejos no dejarán de circular. Por lo menos eso no pasará este lunes. Los cambios comenzarán —con suerte— en dos semanas y la transformación total del transporte bogotano sigue siendo una promesa. Fin de la historia. Si decidió seguir leyendo, aunque ya sabe el final, el siguiente recuento le puede ser útil: en marzo pasado el alcalde Gustavo Petro dijo que “a partir del 1º de junio se acabará la operación del transporte tradicional en la ciudad”. Luego el Distrito moderó su posición y dijo que Transmilenio (TM) asumiría el control de los buses viejos, que seguirían rodando, aunque ya no por las rutas tradicionales sino cubriendo provisionalmente las del SITP. Ahora que se cumple el plazo, el panorama es otro. Mañana TM asumirá efectivamente el control de los buses viejos, pero por ahora sólo en el papel. Sencillamente es un ajuste jurídico que los ciudadanos no notarán ni afectará su dinámica, ya que seguirán viendo los mismos buses cubriendo sus rutas tradicionales. Entonces, ¿para qué asume Transmilenio el manejo de los buses tradicionales? Lo que el Distrito pretende es llevar esos vehículos a donde no llega el SITP o lo hace con dificultades, como en sectores del sur (Ciudad Bolívar, San Cristóbal, Usme) y el occidente de la ciudad (Fontibón). Pero eso tampoco ocurrirá mañana, porque el Distrito sigue revisando cómo modificar esas rutas. Sólo en la segunda quincena de junio se empezarían a dar estos cambios, como se lo dijo a El Espectador el gerente de TM, Sergio París. Así que asumir el control total de los buses del transporte público colectivo (TPC) le sirve a Transmilenio para quitarle competencia al SITP y disminuir las pérdidas económicas que ha tenido el sistema durante su implementación, las cuales, finalmente, terminamos pagando todos los bogotanos (el déficit se cubre con recursos públicos). Lo que dice el Distrito es que las tarjetas de operación de los buses viejos se van a cancelar paulatinamente, para luego chatarrizarlos y así sacar de las calles más de 5.000 vehículos. Pero eso sólo se verá completo en noviembre. De los buses tradicionales que quedan, 3.200 están vinculados a las empresas Egobús y Coobús (intervenidas por la Superintendencia de Transporte) y no se les cancelará su tarjeta de operación por ahora. A estos se suman 2.200 que están vinculados a otras operadoras del SITP y que serán los primeros a los que se les cancelará su permiso de operación. Lo que se preguntan muchos propietarios de vehículos viejos es si las operadoras tienen los recursos para pagarles por la entrega de sus carros. Rodrigo Aguilar, representante de la transportadora Coopenal, cuestiona si acaso no hay irresponsabilidad del Distrito o falta de planificación al tomar tales decisiones sin aclarar estos aspectos de dinero y cronogramas. En últimas, lo que muchos se preguntan es si la promesa de acabar con el transporte tradicional el 1º de junio termina siendo un gol de la administración, pues en realidad sólo a final de año estaría listo el SITP, siendo optimistas. Recordar todas las fechas prometidas para la salida de los buses viejos y completar el SITP es complicado. Todos los gerentes de Transmilenio (cuatro en la Alcaldía de Petro) han hecho anuncios cada tanto. Que se trata de un proceso gradual, que es una transición de un esquema informal a uno organizado, que si mañana pusieran los buses viejos a cubrir rutas del SITP la ciudad sería un caos... Nadie desconoce las explicaciones, pero tanto anuncio con fechas incumplidas hace que la promesa de tener el SITP al 100% pierda credibilidad. “Teníamos que resolver lo de la competencia”: Sergio París ¿Qué hará mañana TM al asumir el control de los buses tradicionales? Recibiremos 5.100 buses del Transporte Público Colectivo (TPC) y tenemos que definir el reglamento con el que operarán bajo nuestro control y las rutas que cubrirán. Además, debemos ir conversando con los empresarios que hasta hoy los manejaban sobre el nuevo proceso. ¿Cuándo se verán los primeros buses tradicionales circulando con el letrero provisional del SITP? Los primeros cambios se darán en la segunda quincena de junio. Ese transporte saldría de los sitios donde ya está consolidado el SITP e iría a otros donde debemos mejorar la cobertura. Si los del TPC saldrán del todo en noviembre, ¿no vamos a seguir igual que antes de la toma de control? No es lo mismo. Es un cambio trascendental y la fecha ha sido pensada. Teníamos que resolver lo de la competencia y es lo que estamos haciendo con las rutas que pondremos. En la carrera Séptima tenemos el SITP consolidado, así que ahí no debería haber TPC. En nuestro plan, esos buses los moveremos a las zonas donde se necesitan. En lugar de competir, vamos a buscar un escenario planificado y coordinado desde TM, cambio que es trascendental para organizar la ciudad. Vamos a llegar a zonas donde no llegábamos en Ciudad Bolívar, la parte alta de San Cristóbal, Usme y Perdomo. Cuando cancelen las tarjetas de operación de los buses, ¿cómo garantizarán el pago de las rentas o el valor del bus a sus dueños? ¿No era mejor tener esto definido? Hay que diferenciar dos roles. Uno es el de la autoridad de TM como empresa gestora. Tenemos $200 mil millones para la gestión de rentas y hay 214 buses aprobados para desvincular. Quedan $100 mil millones para continuar el proceso. Los propietarios pueden venir y les pagaremos cuando el vehículo esté desintegrado y les cancelamos su renta. Por otro lado, están los contratos del SITP y cada empresa tiene la obligación de desvincular los buses y la posibilidad de orientar a los propietarios para que hagan parte del proceso con los $100 mil millones que aún quedan de TM. Los gerentes de las empresas del TPC no tenían mucha información sobre los cambios ¿cómo va a ser la socialización con ellos? Hemos tenido reuniones informales. Ya que está el decreto oficial, vamos a conversar con ellos para ver cómo seguimos los acuerdos y la estrategia para beneficio de los usuarios y el SITP. Fuera de la integración de tarjetas, de sacar los buses viejos, del rescate de los operadores en crisis (Coobús y Egobús), ¿qué reto queda para el SITP? Los transbordos son pocos. Estamos haciendo 134.351 de buses troncales de TM a los zonales (azules). De zonal a troncal apenas son 21.740. Debemos aumentarlos y lograr que los usuarios aprendan a usarlos. Esta semana salimos con una campaña, porque tenemos 70 estaciones integradas en el sistema y necesitamos que los bogotanos aprendan a multiplicar sus opciones de viaje. *** Seis nuevas rutas estratégicas Desde mañana Transmilenio implementará seis rutas estratégicas con 238 buses azules del SITP: Metrovivienda - Chapinero Central, Madelena - General Santander, Portal Sur - Nueva Roma, Potosí - Lijacá, Fontanar del Río - Germania y Portal El Dorado - El Refugio. En unas dos semanas, según lo espera el Distrito, algunos buses viejos estarán señalizados con las normas de imagen dispuestas por Transmilenio y el SITP, que incluyen un código de identificación y el logo del Sistema Integrado de Transporte Público (imagen derecha). También deberán tener instalados los ruteros con la información de rutas para los usuarios. La idea es que cuando eso ocurra sólo podrán recoger y dejar pasajeros en los paraderos del SITP. El pago será en efectivo.

Vice null Time31 mayo 2015 04:12:49